Entrevista a Franco Bartolacci Parte 1


Nuevo decano de la Facultad de Ciencia Política y RRII 

“ESTOY CONVENCIDO QUE LOS PROYECTOS SON COLECTIVOS”

Franco Bartolacci reflexiona sobre el papel de las universidades en la sociedad, plantea su papel como decano y anuncia los proyectos en camino.

¿Cuál es el principal eje que plantearon a la hora de definir el

proyecto?

Uno de los ejes de trabajo que estamos proponiendo es específicamente profundizar la vinculación de las autoridades, en general, de la facultad y del decano, en particular, con todos los claustros.

Esta semana estuvimos trabajando en pasar por todos los cursos convocando a todas las cátedras a establecer este tipo de relación más activa, más directa, con las autoridades de la facultad sobre la base de entender que el decano lo es de todos los claustros. Y la facultad crece en la medida que todos hagamos un esfuerzo, una colaboración, con ideas, con propuestas, con inquietudes, con reclamos, porque en la medida de que sinteticemos esa “conflictividad” (en el buen sentido de la palabra) es como también se dinamiza la vida institucional de la facultad.

Históricamente hablando, ¿Cómo llega usted a ser decano de la facultad?

Yo fui estudiante de esta facultad. En el claustro estudiantil tuve participación activa en el espacio de la movilización estudiantil, fui presidente del centro de estudiantes, de la federación universitaria, fui consejero y directivo, fui consejero superior de la universidad, docente y después secretario estudiantil. En la ultima gestión institucional, fui secretario de planificación y, ahora, electo decano.

La propuesta de mi nombre se construye entorno a un conjunto de docentes y graduados, no docentes y estudiantes de la facultad, que venimos trabajando juntos entorno a un proyecto de gestión institucional que tiene ya sus años. Y esta vez encontraron que la mejor representación posible estaba entorno a mi nombre.

Estoy convencido que los proyectos son colectivos y aunque a veces las circunstancias obligan a ponerle nombre y apellido a las cosas, en todo caso mi nombre representa un espacio colectivo mucho mas amplio.

¿Cuál  es ese espacio?

Es un sector docente que en la ultima elección institucional sacó 7 representantes sobre 10 que tiene el claustro docente que es de todas las carreras de la facultad.

También es un sector estudiantil que tiene una representación muy buena y que a mí me acompañaron con su voto en la elección; estas son las agrupaciones Franja Morada y Mariano Moreno.

Un espacio de graduados que estas son las listas de Educación Pública Simple que me acompañaron en las elecciones de los claustros de los graduados.

Y un espacio de no docentes que, también, ganaron la representación del claustro de los no docentes.

¿Consensuaron algo con el MNR sobre su proyecto alternativo?

Las ideas de este proyecto son las que nos ponen de acuerdo o lo que nos nuclea a un determinado modelo de gestión, un proyecto o una propuesta determinada.

Exigimos tener un mínimo cuorm entorno a un modelo de facultad que nosotros simplificamos entorno a tres frases: construir una facultad integrada con excelencia académica y un fuerte movimiento social.

Son como tres eslogan (no me gusta mucho hablar de eslogan porque tiende a ser una simplistas con las tareas muy complejas) que intentan sintetizar nuestra voluntad de transformar la facultad en esa facultad integrada respecto que nos sintamos todos partes de una institución que nos cobije a todos, independientemente de que cada uno tenga sus pertenencias partidarias, políticas o institucionales, y que sepamos que hay un horizonte mayor que nos nuclea, que está vinculado con la facultad, que es pública y que, como tal, amerita un proyecto que profundice el cambio en ese entusiasmo.

Excelencia académica porque nuestra facultad es una facultad de  enorme prestigio nacional e internacional con docentes muy reconocidos con una trayectoria plena. Nosotros fuimos los primeros en tener una carrera en Relaciones Internacionales en América Latina. Nuestros planes de estudio son tomados como modelos para otras instituciones que se crean nuevas.

Pero necesitamos trabajar para seguir creciendo y necesitamos un fuerte compromiso social porque así entendemos la facultad pública. Todos los que formamos este proyecto somos una institución pública, defendemos la universidad pública y creemos en el compromiso de toda la universidad. Creemos además que hay una sociedad que hace aportes a la facultad e incluso mucho de ellos no tienen la posibilidad de acceder a ella; esto genera un compromiso muy fuerte con la de la universidad que tiene que devolverle a la sociedad una producción de conocimiento y así aportar al desarrollo del país, un lugar ineludible de la facultad pública.

¿Con qué universidad cree usted que se va a encontrar tras el mandato anterior?

Yo creo que la facultad creció mucho en las últimas décadas desde todas objetivas. Creció en la matrícula, en cantidad de docentes, en actividades que se generan, en el área de posgrado, en la política de inclusión y se fueron transformando muchas cosas. Quizás los que pudimos vivir la universidad de los 90, que se daba en otro contexto político y social, podemos hace una comparación y evaluar el desarrollo y el crecimiento de la facultad hoy en día.

Son etapas y ahora viene una etapa donde hay que ajustar muchas cosas que quedaron pendientes de ese proceso de los últimos diez años, hay que emprender tareas nuevas y hay que afrontar desafíos que no los afrontamos antes porque la urgencia hacía que primero tuviéramos que analizar otras cosas.

Cuando asumí la primera gestión institucional de este espacio hubo dos planes de estudio de nuestra carrera que no tuvieron ni siquiera reconocimiento por el ministerio de educación. Entonces a veces las prioridades de la gestión tienen que ver con el cómo avanzan los proyectos o cuáles son las cosas que se están logrando y cuáles son las que quedaron pendientes.

¿Cuáles son las prioridades de su gestión?

 Nosotros vamos a anunciar la semana que viene cinco líneas de acción aproximadamente que van a formar parte de las primeras medida. Ningunas de ellas se van a salir de lo que se viene trabajando como propuesta institucional.

Primero, vamos a convocar a todos los actores a elaborar un plan estratégico en la facultad. Estoy convencido que nos podemos poner de acuerdo en 10,15 o 20 medidas de acción para definir cuál es la facultad que queremos construir entre todos de acá a diez años y trabajar con este horizonte en común.

Esos puntos de acuerdo, que suelen ser de carácter más generalistas, le dan una posibilidad de impacto y fortaleza cuando se hacen a través del consenso, así hacen que las medidas de la gestión que uno impulsa sean más efectivas.

Vamos a trabajar una línea muy fuerte vinculada al ingreso, retención y egreso de nuestros estudiantes. Revisando los cursos introductorios a las carreras de la facultad, hay que otorgarles otra inmensidad para que cumpla con su objetivo pero vamos a sostener el carácter gratuito y de ingreso libre. Todo esto, para que a los chicos les sirva al enfrentar el desfazaje que se produce entre la escuela  media y la educación superior, que es cada vez más profundo. La universidad no puede desentenderse de este problema.

Para el tema de la retensión, vamos a sostener los programas de bienestar que está aplicando la facultad en el menú estudiantil, continuar con la política  de becas de apuntes y otras herramientas que se implementaron en los últimos años. El problema de la retensión  no es exclusivamente un problema vinculado con el bienestar estudiantil, sino que se necesita trabajar con políticas académicas como cursos extracurriculares orientados a fortalecer las estrategias de lectura, de aprendizaje,  de comprensión de textos, de realización de monografías y del programa de tutorías (el que está aprobado por el consejo directivo), ya que hay muchos alumnos que terminan de rendir las últimas materias y les falta la tesis final. Por eso queremos propiciar un espacio que ayude a esos estudiantes a recibirse.

A su vez, la reforma de los planes de estudio que está pendiente en alguna de las carreras, como el caso de Relaciones Internacionales, Ciencia Política y Trabajo Social. Donde hay un proceso de reforma ya iniciado, para que estos planes se adecuen a los cambios que se fueron dando desde la época de los 90 a la actualidad.

Asimismo, trabajamos para convertir a la imprenta de la facultad en el espacio privilegiado de la producción institucional de apuntes. Creemos que hay una responsabilidad de la institución en garantizar el acceso al material de estudio, por lo cual, partiendo de esa base. Vamos a incrementar el trabajo de la imprenta en tres etapas: que la imprenta se haga cargo de la producción institucional de apuntes manteniendo los bajos costos, el programa de becas, enviando a la biblioteca de la facultad las carpetas de cada una de las materias que podamos producir en la imprenta para que sean de acceso público a todos los estudiantes y docentes, destinando un porcentaje fijo de presupuesto anual de la facultad a la compra de libros, la reformulación de la biblioteca; haciendo espacios más grandes y con más contenidos en formato papel y digitalización, la implementación de nuevas notebooks para que se puedan usar en el espacio institucional. Asumí esta garantía de poder posibilitar el mayor acceso posible al material de estudio.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: